Filosofía en la infancia: aprender a pensar
Una de las asignaturas que cada vez cobran más importancia en la infancia es la filosofía, una ciencia que tiene como objetivo mejorar la capacidad de razonamiento de niños y jóvenes desde el inicio de su escolarización. Aprender a pensar. Este es el fin que persigue el modelo pedagógico de la filosofía para niños. Es fundamental para que niños y jóvenes aprendan a dialogar, investigar y pensar por sí mismos para lograr alcanzar un aprendizaje significativo no sólo de esta materia, sino del resto de asignaturas curriculares.

Muchas veces los pequeños preguntan y los profesores responden. Sin embargo, si queremos que cuando sean adultos piensen por sí mismos, debemos educar a los niños para que reflexionen acerca de lo desconocen para descubrir el funcionamiento de las cosas, el fin de la vida. Se trata de incorporar a la actividad académica el ejercicio que propone esta materia: filosofar. Para ello, se propone un modelo de trabajo en el aula plagado de actividades que invitan a los niños y jóvenes a explorar su pensamiento.

La clave del programa se basa en un conjunto de novelas y relatos filosóficos, clasificados por edades, en los que los protagonistas son niños con inquietudes y problemas similares a los de los estudiantes. Las situaciones cotidianas que se suceden en las novelas sirven de punto de partida para introducir los temas y destrezas filosóficas que se quieren desarrollar en cada grupo escolar.

Lo bonito de esta enseñanza es que el profesor cuenta con unos completos manuales que incluyen ejercicios, planes de discusión, pautas de evaluación y propuestas adecuadas para incentivar el diálogo y el intercambio de ideas , así como fomentar el pensamientos entre los alumnos sobre los temas tratados en la lectura. Pronto descubriremos más cosas sobre la Filosofía para Niños (FpN).