Frases positivas para tu hijo
A veces, no prestamos la atención necesaria al lenguaje pero debemos aprender a hacerlo para poder cuidar mejor de las relaciones familiares y fortalecer los vínculos afectivos. Por ejemplo, un exceso de exigencia hacia los hijos sin ningún tipo de motivación ni de reconocimiento positivo puede llegar a hacer sentir al niño inferior o que nunca está a la altura de las circunstancias.

Por ello, hay frases que debes aprender a decir y a exteriorizar de una forma natural. Una de ellas es esta: “Estoy orgulloso de ti”. Cualquier niño se siente bien cuando su padre le dice eso, sencillamente, porque para un hijo, sus padres son los seres más importantes del universo. Y él, sólo quiere ser querido y aceptado. Por ello, mediante este tipo de mensajes puedes fortalecer la autoestima de tu hijo.

Por otra parte, cuando el niño tenga miedo ante alguna situación en concreto puedes decirle: “Yo sé que eres capaz de afrontarlo”, “confío en ti y sé que lo harás bien”. Ante los miedos infantiles es esencial acompañar al pequeño con motivación y con cariño y apoyo.

Existe otra frase esencial desde un punto de vista emocional: “Te quiero mucho”. Dependiendo de la educación recibida, algunas personas tienen mucho pudor a la hora de mostrar los sentimientos. Pero conviene que te relajes y aprendas a dar un abrazo de buenas noches cada día a tu niño. Cuando tu niño tenga una buena nota en un examen, muéstrale tu alegría.

Es decir, dale el valor que tiene y no te comportes como si no tuviese ningún merito porque consideras que estudiar es su obligación. Háblale a tu hijo en positivo, transmítele cada día mensajes de afecto, sé paciente y verás, cómo, su autoestima crece.