Hacer dieta después del parto
Muchas mujeres se agobian después de dar a luz ya que su cuerpo no queda igual que antes de estar embarazada, y casi siempre hay unos cuantos kilitos de más que no suele resultar muy fácil perder, aunque eso depende de cómo funcione el cuerpo de cada una. Lo más importante que debes tener en cuenta es que recuperar tu cuerpo tras el parto te llevará un tiempo, que suele ser de varios meses ya que son muchas cosas las que cambiaron durante el embarazo tanto en tu interior como en tu exterior.

Hoy me gustaría hablarte de las dietas después del parto, las cuales debes hacer con mucho cuidado, especialmente si le das el pecho al bebé ya que debes alimentarte muy bien para que pueda recibir todos los nutrientes necesarios mediante la leche. Si has dado a luz recientemente y quieres hacer una dieta, toma nota de lo más importante a lo que tienes que prestarle atención:

– Lo primero es tomárselo con calma, no pretendas perder en 2-3 semanas todo lo que has ganado en varios meses ya que tu cuerpo se resentirá. Lo ideal es que te marques un ritmo de baja de entre medio y un kilo por semana y que consumas unas 1.500-1.800 calorías al día. No hagas locuras ni dietas milagro, a la larga saldrás perjudicada.

– Tienes que comer de todo y de forma variada, organizando bien cada comida del día, algo que puede ser difícil con el jaleo de tener un bebé pero que puedes conseguir. Haz una dieta equilibrada que tenga poca grasa y no suprimas ningún alimentos de los básicos, que son frutas, verduras, carnes, pescados, lácteos y legumbres.

– El omega 3 es un gran amigo de las embarazadas y también lo seguirá siendo cuando hayas dado a luz. Puedes encontrarlo en frutos secos como las nueces, almendras o avellanas, además de en el pescado graso. No solo es bueno para la salud sino que tu piel también mejorará.

– El picoteo entre horas siempre ha sido un gran enemigo de todo el que quiere llevar una dieta sana y equilibrada, especialmente cuando estás muy atareada. No tengas en casa dulces ni snacks que puedan hacerte caer en la tentación en un momento determinado. Si picoteas algo, que sea un yogur, fruta o incluso un par de tostadas.

– El ejercicio físico es muy importante, así que al menos sal a pasear con tu bebé una horita cada día para que él sienta el aire fresco y tú puedas ejercitarte un poco. La natación también es muy buena para recuperar la forma.