Hacer toallas con capucha para niños
Las toallas con capucha de baño son un producto que se puede encontrar fácilmente en el mercado actual. Sin embargo, por muy simpáticas que estas toallas sean, debes fijarte en su tacto. Tu bebé envuelto en una toalla de baño con capucha parece entrañable y seguro que te dan ganas de abrazarle.

Estas toallas se pueden encontrar en diferentes diseños y colores. Cuando vayas a comprar una de estas toallas, es importante que la toques para ver la sensación que te produce. De todas formas, ¿has pensado en realizarla tú misma? Toma nota de lo que necesitas:

– Toalla de mano
– Cinta métrica
– Máquina de coser

Primero de todo es seleccionar una toalla que seque perfectamente y que sea suave. Debes decidir qué lado estará en contacto directo con la piel del bebé. Asegúrate de que la parte que seleccionas es la más suave. Comprueba el material de la toalla y asegúrate de que la textura le proporciona calidez y no resulta agresiva para la piel del bebé. Ahora, con la toalla y la cinta métrica en la mano, se debe medir el ancho de la toalla. Dobla la toalla de tal manera que se formen dos mitades.

Corta la toalla por la mitad. Asegúrate de que se queda con un tamaño perfecto. Una de las partes, vuélvela a cortar por la mitad de manera que una de esas partes es la que quedará como capucha. Cose una de las pequeñas partes a la grande justo en la parte central. Dobla todo por la mitad y cose la parte superior de la capucha. Esta parte, al volver a abrir la toalla se quedará en forma de triángulo de manera que se pueda encajar en la cabeza del bebé.