Juegos teatrales con niños
Los juegos teatrales facilitan el desarrollo de la imaginación con experiencias enriquecedoras para cualquier niño. Permiten explorar todas las posibilidades expresivas a través del cuerpo y de la voz, fomentando el desarrollo completo de los niños. Ayuda a potenciar las capacidades auditivas, perceptivas y motrices, así como la memoria y concentración. Permite conocer mejor el lenguaje y la comprensión de textos, entendiendo los diferentes estados de ánimo. Además, mejora la autoestima y confianza de los niños al ver que son capaces de ponerse en la piel de otra persona.

El juego teatral se puede iniciar en cualquier momento del día de formas muy diversas. Lo más frecuente entre los niños son las imitaciones de animales, objetos, personaje entrañables o algunos más graciosos se atreven a imitar a sus padres.

Para animarlos a jugar se puede utilizar el espacio la cocina, el patio o la habitación de los niños y convertirlo en una selva, una nave espacial o un negocio. Decorando la estancia con sábanas, cajas o sillas para que se sientan en situación.

El juego que más les gusta es presentar tarjetas de animales para que cada niño imite al animal y los otros amigos lo adivinen. También les puede gustar mucho representar un cuento infantil que se sepan de memoria.