La alimentación de bebés prematuros
Muchos de los nuevos padres tienen preguntas sobre la frecuencia con la que se debe alimentar a los bebés y más si los pequeños son prematuros. Los niños prematuros deben alimentarse como el resto; se debe alimentar al bebé cuando tenga hambre. Los especialistas recomiendan tener la cuna cerca de vuestra cama, ya que esto facilitará su alimentación y os permitirá no tener que estar desplazándoos de un lado para otro.

Algunos bebés se alimentan con más frecuencia en determinados momentos del día o de la noche. Durante el primer año pasaréis por una serie de etapas. Lo más seguro es que poco a poco tengáis que cambiar los planes alimenticios del niño. No acortéis la alimentación del pequeño, este no debe quedarse con hambre. Las madres de bebés prematuros pueden necesitar un seguimiento mucho más especializado para asegurarse del aumento de peso del bebé.

Algunos signos que os indicarán que el pequeño tiene hambre son los siguientes: chuparse los dedos o las manos y lloros. Si vuestro bebé prematuro prefiere dormir antes que comer, es posible que necesitéis despertar al pequeño durante la noche para alimentarle. Mantened al niño en su habitación y colocar un despertador, con un bonito sonido, que os despierte para alimentarle.

El estómago del niño crece, así que sus horarios alimenticios se normalizarán y el tiempo entre comida y comida se incrementará. Es posible destetarle cuando llegue a los nueve meses de edad. Algunos expertos recomiendan el año de edad, pero todo este proceso dependerá del desarrollo del pequeño.