La enuresis infantil
Normalmente los niños empiezan a controlar la emisión de orina por la noche hacia los dos años y medio, dejando de lado su problema a partir de los cuatro o cinco años.

A partir de entonces, si el niño no controla el pipí, probablemente nos estamos enfrentando a un trastorno conocido como enuresis. Se trata de un problema que puede preocupar mucho a los padres, aunque no es grave y casi siempre tiene solución.

Habitualmente no se inician los pasos de llevarlo al médico hasta los seis u ocho años de edad. Una vez descartadas las causas físicas hay que saber que se trata de un problema que en la mayoría de los casos se resuelve dejando pasar los días.

El principio básico del tratamiento de la enuresis es que controlar el pipí es un problema de aprendizaje y trabajando con ayuda de los papás, se consigue. Los siguientes trucos y consejos os pueden venir muy bien:

– El niño no tiene que beber líquidos antes de irse a la cama.
– Tienes que acompañarle a la hora de orinar antes de que se vaya a dormir. Eso le dará confianza.
– No uses pañales.
– Muéstrale tu cariño sin protegerle demasiado.
– Felicítale por sus logros.
– No seas duro con él si se le escapa el pipí, dialoga seriamente.
– Nunca le castigues y no te burles de él.
– Avisa al monitor del problema si se va de excursión o de colonias.