La hidratación en el bebé
Mantener hidratado a tu bebé no sólo se logra a través de la ingesta de agua… Existen otros alimentos que cumplen esta función, como los zumos especiales que le aportarán muchos nutrientes.

Durante los primeros meses de vida, el pequeño debe alimentarse exclusivamente de la leche materna o en su defecto de leches artificiales especiales para lactantes. Es conveniente que la madre tome ocho vasos de agua al día, ya que debe hidratarse ella misma y transmitírselo al bebé.

Cuando el niño va entrando en otras etapas de crecimiento (a partir del sexto mes de vida) puede dársele agua, que ha de cumplir con unos requisitos determinados. Es muy importante tener presente la concentración de minerales del agua.

Agua de grifo y agua mineral natural

El doctor Isidro Vitoria, médico pediatra, informa sobre las principales diferencias entre el agua de grifo y el agua mineral natural. Y es que según un estudio realizado por la Sociedad Española Extrahospitalaria y de Atención Primaria y la Sociedad Española de Nefrología, casi el 80% de las familias desconoce si el agua de grifo de su ciudad es apta para el consumo del bebé y cerca del 84% de las que utilizan agua del grifo no la hierven. El desconocimiento de los elementos que puede contener el agua del grifo y su composición inestable, hace necesario hervirla. Los filtros domésticos no eliminan las sustancias del agua del grifo que pueden ser nocivas para el bebé, por lo que debemos recomendar también hervir esta agua.

Por otra parte, el agua mineral natural por su origen subterráneo y la ubicación de los manantiales en parajes naturales y protegidos, y su composición estable no necesita hervirse.

Nueve de cada diez pediatras se decantan por recomendar un agua mineral natural, fijándose en su contenido en sodio, calcio, nitratos y flúor, siendo el sodio y el calcio dos de los minerales más importantes.

Comprobación

El agua mineral natural que le ofreces a tu bebé tiene que cumplir con los parámetros recomendados:

– Sodio: menor de 25 mg/l
– Calcio: de 25 a 100 mg/l
– Flúor: menos de 0,3 mg/l
– Nitratos: menos de 25 mg/l