La importancia de la leche materna en los bebés prematuros
Tener un bebé prematuro, puede trastocar todos tus planes. Toda la planificación que habías estructurado puede convertirse en un verdadero torbellino del que no sepas muy bien cómo salir. Las preocupaciones se apoderarán de ti, sobre todo, si el pequeño tiene algún problema o tiene que ser trasladado a la unidad de cuidados intensivos neonatales. Esta experiencia puede hacer que te sientas enojada, frustrada e inútil.

Seguro que te preguntas constantemente que puedes hacer por tu niño. La respuesta es sencilla. Lo primero es tranquilizarte y pensar que todo va a salir bien. Lo segundo es asumir que tú tienes una cosa que el resto no le va a poder dar: la leche materna. Esta leche es de gran ayuda, sobre todo, en estos casos de bebés prematuros.

– La leche materna proporciona anticuerpos que pueden ayudar al bebé a combatir las enfermedades e infecciones. Los prematuros tienen un riesgo muy más alto de sufrir infecciones debido a que su sistema inmunológico está todavía inmaduro.
– Cuando un bebé nace prematuramente, una mujer produce leche que es más alta en proteínas, grasas y minerales que la leche de las mamás que dan a luz cuando las corresponde. Estos nutrientes adicionales son altamente beneficiosos para el crecimiento de un niño prematuro y su desarrollo.

No es fácil amamantar a un bebé prematuro. Al principio, el bebé puede necesitar ser alimentado a través de un tubo o con un biberón especial. Con el tiempo, cuando el pequeño empiece a ser más fuerte, podrás cogerle entre tus brazos y amamantarle tu misma.