Labio leporino y el consumo de café
Un nuevo estudio ha vinculado el consumo de café durante el embarazo temprano a un riesgo ligeramente mayor de tener un bebé con labio leporino. Pero los resultados no deben ser motivo de alarma, de acuerdo con uno de los científicos que realizó la investigación. El problema del nacimiento de este tipo de labio es muy raro, según ha llegado a explicar el doctor Allen J. Wilcox.

Wilcox, del Instituto Nacional de Salud en Durham, Carolina del Norte, y sus colegas han estudiado la incidencia, relativamente alta, del labio leporino y el paladar hendido en 2,2 niños de cada 1.000 nacidos. Los investigadores decidieron estudiar la relación entre el consumo de café y otras bebidas con cafeína y las hendiduras orofaciales entre los noruegos, ya que gran parte de los noruegos se confiesan como casi adictos al café.

El estudio comparó a 573 mujeres que habían tenido bebés con labio leporino con o sin paladar hendido con 763 mujeres cuyos hijos no habían nacido con hendiduras orofaciales. En comparación con las no bebedoras de café, las mujeres que tomaban hasta tres tazas de café al día durante los tres primeros meses de embarazo tuvieron 1,39 más probabilidades de tener un bebé con labio leporino con o sin paladar hendido, mientras que el riesgo aumentó 1,59 en las mujeres que bebían tres o más tazas de café al día.

En comparación, Wilcox señaló, que tener un pariente directo con una fisura orofacial aumenta el riesgo alrededor de 50 veces. Según los investigadores, si hay algo en el café que sea el culpable de este problema, no parece ser la cafeína.