Laxantes naturales para los pequeños
Cuando un bebé sufre algún tipo de dolencia, los padres primerizos pueden pasarlo verdaderamente mal. Fiebre, diarrea o estreñimiento, son algunos de los males que el pequeño puede sufrir y que los padres intentan aliviar de manera rápida y eficaz. Una de las dolencias más generales es la del estreñimiento. ¿Qué puedes hacer para que el bebé termine con este problema?

Los laxantes naturales son el mejor remedio, ya que evitarán que el pequeño pueda sufrir algún tipo de efecto secundario. A continuación, tienes unos cuantos laxantes de este tipo que evitarán que tu pequeño pase malos momentos en el baño.

- Agua
El agua es la forma más básica de aliviar el estreñimiento. El agua hidrata el cuerpo, por lo que automáticamente conduce a un ablandamiento de las heces. El agua caliente es especialmente útil para este proceso, actuando como laxante natural.

- Fibra
Por todos es conocido el “pode” de la fibra. Esta, produce un efecto revelador en el hígado y los intestinos, y ayuda a rebajar la dureza de los residuos. La fibra puedes encontrarla en alimentos como por ejemplo: guisantes, frijoles, brócoli, cereales de salvado, pan integral y las galletas.

- Semilla de lino
Se encarga de la regulación del funcionamiento intestinal. Siempre debes consultar con tu médico pero, normalmente se recomienda una cucharadita al día para los niños más pequeños y, dos para los más mayorcitos, puede ser igual de beneficioso que el aceite de linaza.

- Zumos
Algunos zumos como por ejemplo el de manzana y el de ciruela, ayudarán a tu pequeño a vencer el estreñimiento, pero no debes hacer que se tome un biberón entero. Con una buena cucharada será bastante.