Lesiones deportivas en niños
Practicar un deporte es muy beneficioso para los pequeños de la casa. Jugar en un equipo puede mejorar la autoestima, enseñar a valorar y entender lo que es trabajar en grupo y enseñarles a que lo importante es participar y no ganar o perder. Pero cuando los pequeños practican deporte, existe un alto riesgo de sufrir algunas lesiones. Los padres deben conocer algunas de las lesiones deportivas más comunes y algunos consejos básicos para cuidar dichas lesiones.

Los niños entre los 5 y los 14 años de edad practican deportes que les supone tener un 40% de posibilidades de sufrir algún tipo de lesión. Algunas de las más comunes son: esguinces, torceduras y contusiones. El esguince se produce cuando se estira demasiado un ligamento. Este se puede llegar a desgarrar. Los de tobillo, son los más normales.

Las lesiones más preocupantes son las que se producen en las llamadas placas de crecimiento. Estas, son las aéreas donde todavía se están desarrollando los tejidos de los pequeños. Se encuentran en los extremos de los huesos largos, como por ejemplo en las manos, los antebrazos, parte superior e inferior de las piernas y los pies. Una fractura de la placa de crecimiento puede ser muy grave, ya que puede evitar que el hueso crezca adecuadamente.

También, existen las lesiones de sobreuso. Una lesión de este tipo, puede llegar a ser muy dolorosa y pueden suponer un grave perjuicio para los huesos, ya que los músculos del tendón no tienen el descanso suficiente. Lo mejor, es que te informes con tu médico sobre todas las lesiones que pueden sufrir los pequeños de la casa, para así instruirte en el tema y estar preparado ante cualquier tipo de lesión.