Los beneficios del colecho
La realidad es que siempre se ha hablado mucho sobre los beneficios que produce la lactancia materna en el bebé no sólo a nivel físico sino también, a nivel emocional. Pues bien, también existen otras actividades que favorecen el bienestar del niño, por ejemplo, el colecho.

Dormir con el bebé reporta un gran nivel de tranquilidad, seguridad, proximidad y cercanía, no sólo en los niños sino también, en los padres. De este modo, se construyen y desarrollan los vínculos afectivos con el más pequeño de la casa. Por supuesto, a la hora de dormir un rato con el bebé, por ejemplo, la siesta, conviene tener algunas precauciones: por ejemplo, el niño nunca debe de dormir boca abajo ya que podría suponer algún tipo de peligro. El bebé debe estar tumbado boca arriba.

Por otra parte, en relación con el colchón adecuado es mejor que no sea un colchón muy blando en el que el bebé puede hundirse fácilmente sino que es mejor que sea firme, fuerte y de mucha calidad. Cuantos menos cojines haya encima de la cama mejor. Descansar con el bebé permite además, aprender a sentir. Es decir, es fundamental sentir en la rutina diaria, sin embargo, en medio de las prisas y el estrés no es tan sencillo atender a las emociones.

Emociones que, por otra parte, son las que determinan el bienestar emocional de una persona que se siente bien y feliz en su día a día. Los beneficios del colecho muestran que se necesita compartir tiempo de calidad con los niños para darles también, mucho cariño y mucho afecto. Pero ante, todo el colecho también sienta las bases de un descanso de calidad. Así el bebé, tendrá unos dulces sueños y cero pesadillas. Sin embargo, la decisión de practicar el colecho con el bebé es decisión de cada pareja.