Los juegos de sociedad
La mejor ocasión para jugar en familia o con amigos la brindan los juegos de sociedad. Las risas están garantizadas y el niño aumenta la concentración.

Mediante estas actividades lúdicas, los niños comprenden y aprenden. De forma espontánea irán descubriendo nociones de aritmética, equilibrio y velocidad, aplicables al resto de su vida.

La memorable frase de Freud “el niño es el padre del adulto” indica la importancia de que padres y madres favorezcan el desarrollo de los hijos aportando alicientes que fomenten sus necesidades primordiales. Jugando con ellos se estimulará un crecimiento apropiado con respecto a su sexualidad y se favorecerá su desarrollo integral en cada etapa evolutiva.

Todo lo que los niños necesitan para ser verdaderamente creativos es la libertad para comprometerse por completo al esfuerzo y convertir la actividad en la cual están trabajando en algo propio. Hay un sinfín de actividades basadas en sus intereses e ideas…trabajar con el alambre, la arcilla, el papel, la madera, el agua y las sombras puede ser realmente positivo.

Los padres y profesores han de mantener una actitud comprensiva. Trata de no juzgar, evaluar o comparar las expresiones creativas de los más pequeños. Una poca de asistencia y dirección pueden ser de ayuda, pero ten cuidado de no interferir con las exploraciones creativas de los niños.