El niño y el libro

Es sumamente importante el papel del libro en el desarrollo intelectual del niño, sobre todo en la etapa de la educación inicial. Este elemento jugará un importante rol como decodificador de los mensajes que se transmiten mediante las imágenes. Además, estimula el lenguaje y logra incentivar al niño a mejorarlo. Hasta el simple hecho de pasar las páginas puede cumplir una función en el desarrollo del área motora.

Lo que se debe tener presente es elegir el mejor libro para cada edad, los más pequeños deben acceder a libros que sean fáciles de ver y tratando de que los manipulen ellos mismos. Hay variedad de materiales en la actualidad con los que se hacen los libros infantiles, los hay de tela, cartón grueso y de plástico, todos ellos materiales no tóxicos.

Además de ser confeccionados en materiales llamativos que no generan ningún mal a los pequeños, en la mayor parte de los casos traen imágenes muy coloridas que despierten su curiosidad, incentivando a que quieran investigar de qué se tratan. Allí comienza el papel del adulto que deberá ser el lector, al menos en los primeros años, de las aventuras que se ocultan en sus páginas. Cuánto más pequeños sean atraídos por estos relatos antes querrán aventurarse en la travesía de aprender a leer y poder disfrutar de ellos de una forma más independiente.

Un consejo para seleccionar el libro es ponerse un poco en el lugar del niño y no comprar aquellos textos que parezcan interesantes a un adulto, al comienzo no deben ser complicados de seguir, además de no ser demasiado extensos.