Los niños deben de ayudar en la casa
Los más pequeños de la casa también deben colaborar en las tareas, siempre dentro de sus posibilidades. Aunque muchos padres piensen que es imposible, podemos conseguir que los niños contribuyan de forma espontánea ayudando en la casa. Lo más importante es enseñarles desde bien pequeños.

Los niños cuando son pequeños deben ir asimilando el sentido de la responsabilidad, para que en un futuro pueda afrontar otras actividades, en ocasiones asumir pequeños encargos les hace sentir contentos, felices y útiles. No lo deben de ver como una carga pesada, sino como un entretenimiento para aprender cosas nuevas.

Según la edad que tengan, puede hacerse cargo de ciertas tareas, no importa si al principio no las hace bien, lo importante es permitirle que nos ayude. En ocasiones, por comodidad o rapidez, los padres prefieren evitar que los niños ayuden y es un gran error porque cuando sean mayores no moverán ni un dedo en ayudar en casa. No hay que subestimar las capacidades de los niños, pueden hacer más de lo que te puedes pensar.

Las tareas que les podemos encargar son variadas y pueden ir desde ordenar los juguetes, poner la mesa, retirar los platos, regar las plantas, barrer su habitación, hacerse la cama, lavar prendas a mano, doblar y guardar su ropa hasta realizar algunas compras si tienen edad de salir solos a la calle. Cuando termine, valórale su esfuerzo y felicitarlo, seguro que se lo merece y se sentirá bien.