Los videojuegos y los niños
Desde que en 1972 comenzaran a aparecer los videojuegos, estos se han convertido en una de las aficiones más populares entre las personas de diferentes edades. Muchos niños y adolescentes pasan gran cantidad de tiempo jugando con ellos. La mayoría de los juegos se han vuelto muy sofisticados y realistas. Y mientras que algunos de ellos tienen contenidos educativos y promueven el aprendizaje y ayudar en el desarrollo de las habilidades motoras y la coordinación, otros hacen hincapié en temas negativos y promueven la violencia en general.

Cada vez hay más investigaciones sobre los efectos de los videojuegos en los niños. Numerosos estudios demuestran que los de contenido violento terminan convirtiendo al niño en un adolescente más agresivo de lo normal. Algunos niños terminan aceptando la violencia como una forma de hacer frente a sus propios problemas. Diferentes estudios también han demostrado que cuanto más realista es la exposición a la violencia, los niños quedan más impresionados.

Parte del aumento de esta agresividad está vinculado a la cantidad de tiempo diario que se permite jugar a los niños. Los niños y adolescentes se involucran y obsesionan demasiado cuanto más tiempo pasan con su videojuego. Durante todo el tiempo en el que están jugando no desarrollan habilidades sociales, leen menos, realizan menos ejercicio físico, etc.

Los padres son los responsables directos de ayudar a sus hijos a elegir libros que quieren leer, los juguetes con los que van a jugar, los programas de televisión y películas que van a ver, etc. Debes invertir tiempo en la educación de tu hijo.