Mamá estresada
¿Estresada? Tienes un nuevo miembro en la familia, pero debes seguir realizando tus actividades anteriores: preparar la cena, hacer un montón de llamadas diarias, etc. De esta manera seguro que casi te resulta imposible encontrar tiempo para ti. Necesitas relajarte. El pequeño puede quitarte mucho tiempo y por lo tanto gran parte de tu vitalidad. Siéntate un momento y piensa en ti.

Deja tus problemas atrás por un momento y date permiso para tomarte tu tiempo y pensar como te puedes organizar para poder tener “tus momentos”. Encuentra un lugar tranquilo y comienza tu viaje hacia el interior. Algo que te puede ayudar es escribir un diario. Un diario te ayudará a procesar las experiencias que estás viviendo desde que te has convertido en mamá.

Puedes escribir todos los días y tratar cualquier tema que te apetezca. Escribe tus sentimientos, habla de tus sueños, tus planes para el futuro… cualquier cosa que te permita relajarte. No hay reglas para escribir en tu diario, pero estaría muy bien que mantengas la privacidad del mismo para poder sentirte completamente libre. Tal vez, lo que te apetezca es moverte. Todos sabemos que el ejercicio físico ayuda a la reducción del estrés así que no te lo pienses dos veces y empieza a realizar alguna actividad física que te ayude a relajarte.

También puedes probar de buscar “tu momento” escuchando tu música favorita. Recuerda: no dejes de reír. La risa estimula al cuerpo haciendo que el cerebro libere endorfinas que reduzcan el estrés.