Maneras de coger al bebé
La forma en que cogemos al bebé ha de resultar segura y protegida. Los movimientos que realizamos en dicha acción han de estar presididos por la más pura delicadeza.

Recientes investigaciones han puntualizado sobre el contacto físico que los padres y familiares establecen con el recién nacido. Y es que no solamente es útil, sino que es esencial para su bienestar físico y psicológico.

La sensación de sentirse ceñido entre tus brazos o en una toquilla le comunica un insustituible sentimiento de seguridad. Por el contario, sentirse manejado de una manera titubeante y poco firme, le asusta y le transmite la sensación de que puede caerse.

Aquí hallarás unos consejos prácticos para coger de un modo correcto a tu pequeño:

1) De pie. Mantén al bebé en posición erguida, con la cabeza apoyada en tu hombro. Con una mano, cógele por el culito y, con la otra, aguántale la cabeza.

2) Boca abajo. Coge al pequeño entre los brazos, boca abajo. Apoya su cabeza en el pliegue del brazo y aguanta su busto con el antebrazo. El otro brazo pásalo entre sus piernas, para sostenerle el abdomen con la mano.

3) Boca arriba. Cógele de manera que su cabecita se apoye en tu antebrazo y quede ligeramente más alta que el resto del cuerpo. Con la otra mano sosténle bien la espalda.

4) Posición del “balón de rugby”. Una de las posiciones preferidas de los papás. Consiste en sostener al bebé con un solo brazo, cogiéndole por debajo de la barriga y apoyándole sobre el antebrazo. La mano del papá, pasada entre sus piernas, le servirá de asiento.

Los especialistas hacen hincapié en que cuando una madre no coge asiduamente a su bebé, éste puede presentar dificultades para relacionarse con los demás y, más adelante, transmitir esta misma actitud a sus hijos.