Medidas de adaptación para niños extranjeros
Todas las medidas curriculares y organizativas que se emplean para atender la diversidad del alumnado han de tender hacia la inclusión e integración del alumnado tanto en el entorno escolar como en la sociedad.

El profesorado tendrá en consideración las características específicas del alumnado al que atiende, a la hora de programar los contenidos y las actividades escolares. Cuando estas medidas requieran de un espacio o tiempo diferentes al del resto de compañeros, se llevarán a cabo con especial cuidado para que no supongan discriminación o exclusión para el alumnado.

Algunas medidas de atención a la diversidad pueden ser:

1. Agrupamientos flexibles. Se atiende al alumnado dentro de un grupo específico para facilitar su integración en su grupo ordinario.

2. Desdoblamiento de grupos. Se realizan en las áreas y materias instrumentales, para reforzar su enseñanza.

3. Apoyo dentro del grupo ordinario mediante un segundo profesor que trabaja conjuntamente con el profesor del grupo dentro del aula.

4. Modelo flexible en el horario lectivo semanal.

Para todos aquellos alumnos que no conocen la lengua española o presentan graves carencias en su uso, recibirán atención específica simultánea a su escolarización en el grupo ordinario. A este grupo de alumnos y alumnas se destinan las adaptaciones curriculares significativas, que son aquellas en las que se ven afectados algunos elementos del currículo, tales como los contenidos, la metodología… Pero en ningún caso los objetivos ni los criterios de evaluación.

Lo más normal es que un alumno procedente de un país diferente, de habla no hispana, traiga consigo un bagaje cultural y lingüístico que haga necesaria la puesta en marcha de un dispositivo de ayudas desde el centro educativo. Habitualmente, los alumnos extranjeros presentan dificultades relacionadas con la integración cultural y dificultades derivadas de la falta de destreza en el habla del español.