Mi hijo es el matón de la escuela
Si tu hijo es el matón de la escuela, tienes la responsabilidad de enseñarle que esa es una mala conducta que no tolerarás. Tu hijo debe entender que los otros niños a los que trata tan mal, lo están pasando fatal y que hiere los sentimientos de muchas personas comportándose así (no solo los de la persona a la que maltrata). Trata de averiguar por qué tu hijo actúa de esa manera.

Lo más seguro es que el niño no sea una mala persona, por lo que no te resultará demasiado difícil hacerle entender que las decisiones que está tomando no son las correctas. En primer lugar, si has descubierto que está siendo un matón, pregúntale el por qué de esta situación. Escucha atentamente la explicación. Lo más seguro es que el pequeño esté equivocado así que rebátele de inmediato lo que te está contando, pero ten cuidado con las formas.

No debes ponerte agresiva, a partir de ese momento el niño debe entender que hablando es como mejor se solucionan los problemas. La forma de actuar de tu pequeño matón puede deberse a que alguna vez se hayan burlado de él. Directamente él ha pensado que la solución estaba en la intimidación. Debes explicarle que eso no se debe hacer. Esfuérzate por llegar a la raíz del problema.

Si el pequeño llega a utilizar la violencia de manera continuada pregúntale porque considera que esa forma es la mejor para solucionar los problemas. Explica al niño que golpear, dar patadas, puñetazos, pelear e insultar son comportamientos intolerables, y que no apoyas ningún tipo de conducta violenta. Debes hacer que reflexione sobre sus acciones.