Motivos de la depresión después del parto
La depresión después del parto suele tener un origen hormonal, ya que durante los nueve meses de embarazo las hormonas se encuentran en niveles muy altos, pero después de dar a luz, el cuerpo comienza repentinamente a bajarlas a niveles normales.

Otro motivo es la sensación de vacío y soledad, ya que esos meses la madre estuvo acompañada con su hijo en una abultada barriga que lucía con orgullo. Pero de pronto, toda la atención que era fijada en la embarazada queda desplazada al bebé. La mamá ya no es la protagonista.

También puede aparecer una etapa de ansiedad y miedo por pensar que no puede ser una buena madre, la situación la puede desbordar al no verse capacitada para dar todos los cuidados que un recién nacido necesita, demasiada responsabilidad y temor por no hacer bien las cosas.

Ganas de llorar, angustia, tristeza, cambios emocionales… son algunos de los síntomas de la depresión posparto. Ser madre es complicado y adaptarse a la nueva vida se logra con el tiempo. La duración aproximada de la depresión suele ser de unas dos semanas. Luego, la madre, por su propia naturaleza, cogerá las fuerzas necesarias para tirar adelante con su familia.