Niños con pies planos
Los pies planos en niños no constituyen un problema grave pero es una de las consultas más frecuentes en ortopedia infantil. Fortalecer la musculatura de la planta de los pies será la primera medida a tener presente en los tratamientos.

Estás ante un leve inconveniente que se define como la ausencia del arco normal de la planta del pie de los niños. Es muy bueno que el menor realice ejercicios para corregirlo… Caminar descalzo por la arena, caminar de puntillas y de talones, hacer movimientos circulares con las puntas de los pies, intentar coger objetos con los dedos de los pies, etc.

El ortopedista puede recomendar el uso de plantillas o de calzados ortopédicos para disminuir el dolor. Los tratamientos quirúrgicos se aplicarán en casos en que los niños tengan pies planos rígidos que desencadenen fuertes dolores y alteraciones en la marcha.

Es habitual que en los niños muy pequeños los pies sean planos, debido a la existencia de un depósito de grasa a ese nivel y a la laxitud de los ligamentos. Aproximadamente cuando el niño lleva un año caminando, suele aparecer el arco interno o puente plantar. Hasta los 6 años puede ser normal que veas el arco cuando el pie no está apoyado, desapareciendo con el apoyo del pie.

Requisitos del calzado

– La suela ha de ser plana y flexible.
– Firmeza en los contrafuertes laterales.
– Los zapatos han de poseer una forma cuadrangular (evitar que sean estrechos en la punta del pie).
– Calzado ligero, es preferible que el tobillo quede libre.
– El zapato debe permitir la evaporación de la humedad y la transpiración.
– Antes de que los dedos hagan presión contra el frente, cambiar de zapatos. Es mejor que el calzado sea ligeramente grande a demasiado pequeño.