Niños respetuosos con la naturaleza
Cuando los niños comienzan la guardería y, un tiempo después pasan a la escuela primaria, ya pueden empezar a ser conscientes de que existe un mundo más allá de su cole, su casa y su barrio. Es un buen momento para empezar a enseñarle a ser respetuoso con el medio ambiente. Puedes empezar a inculcarle algunos hábitos ecológicos en casa:

– Informar, pero mantener el optimismo
Si el niño ve en una revista que los osos polares están en peligro de extinción debido al calentamiento global puedes hablar con él y explicarle que eso es verdad pero que todavía se está a tiempo de realizar acciones que les puedan ayudar.

– Enseñar a apagar las luces
Aunque parezca una tontería esto es muy importante. Debes conseguir que el pequeño adquiera el hábito de apagar las luces y todos aquellos aparatos electrónicos que no se están utilizando.

– Cerrar el grifo al cepillarse los dientes
Cuando comiencen el cole, poco a poco, podrán ir entendiendo de donde proviene el agua que utilizan. Explícale que la pérdida de grandes cantidades puede afectar a todos. Desperdiciar el agua también significa desperdiciar energía.

– Diversión sin aparatos
Enséñale a divertirse sin juegos electrónicos. También existen los juegos de mesa familiar, leer libros o salir al campo a jugar con su perro.

– Sistemas fáciles de reciclado
Empezar desde pequeños a saber donde tiene que tirar las cosas es una tarea muy importante. Designaréis diferentes cubos en la casa para tirar el vidrio, el metal, el papel y el plástico. También debes inculcarle que todo aquello que él no quiera utilizar puede donarlo para que otros niños jueguen o utilicen lo que ya no quiere. Cuéntale que esto, hará muy felices a otros niños y a sus papás.