Niños sonámbulos
El sonambulismo es muy común, especialmente en los niños pequeños con edades comprendidas entre los 4 y los 8 años. No se sabe exactamente cuál es la causa que produce el sonambulismo, pero suele darse en muchas familias. Muchos expertos consideran que se puede producir en épocas de estrés para los pequeños. Las situaciones estresantes pueden producir lo que se denominan episodios de sonambulismo.

Otros factores que pueden intervenir en la aparición de este problema son: algunos medicamentos, enfermedades, o dormir en un lugar desconocido para el pequeño (como por ejemplo en la casa de un amigo). La mayoría de los niños superan el sonambulismo. Algunos pueden tardar un poco más de tiempo, pero lo normal es que durante la adolescencia desparezca.

Mientras que algunos niños simplemente se sientan en sus camas, otros deciden vagar de la casa. Si el niño sufre este problema, lo primero que debes pensar es en proteger al pequeño. Debes hacer todo lo posible para que el pequeño no se lastime. Debes intentar colocar algún objeto por la casa que te avise de que el niño se ha levantado. Puedes probar colocando una campanita en la puerta de su habitación para oír cuando se abre.

Asegúrate de que las ventanas y las puertas están bien cerradas y bloqueadas para que no pueda sufrir ningún tipo de accidente. Reorganiza los muebles que se pueda encontrar durante su paseo y asegúrate de que no hay obstáculos con los que pueda tropezar. Nunca despiertes al pequeño, simplemente guíale de nuevo a la cama. Si tu hijo siempre se levanta a la misma hora, intenta romperle esa rutina; despiértale una hora antes. El aumento del número de horas que duerme puede disminuir la tendencia de sonambulismo.