No dar agua a los bebés
Los bebés requieren muchísimas atenciones y por tanto los padres deben proporcionar mucha dedicación al cuidado de sus hijos. Además de la alimentación que es un tema vital, debemos preocuparnos por el tipo de agua que mejor le vendrá al pequeño. Es fundamental que los bebés estén siempre bien hidratados para que puedan digerir los alimentos y no tengan problemas para ir al baño.

Los recién nacidos no suelen necesitar más agua, los menores de seis meses de edad, no precisan otros líquidos. Los riñones del bebé todavía no están preparados para eliminar el exceso de sodio del agua. Por eso si se le da, debe ser con muy poco contenido en sodio, siempre controlado por el médico rigurosamente. De momento, el agua que sea para chapotear en la bañera. Nunca obligarlo a beber si no le apetece.

En todos los casos, lo recomendable es consultar con el pediatra. El agua que debe beber el bebé puede ser hervida (sin endulzar) ofrecida con regularidad entre las comidas, pero es importante saber que la leche ya lleva agua y puede ser suficiente para que el bebé no pase sed. Seguramente le baste con mojarse la boca. No le comiences a dar agua a tu bebé si no estás segura de que pueda sentarle bien.