Paciencia con el amigo invisible
Puede que algún día encuentres a tu hijo hablando con alguien que en realidad no está ¿Cuál es tu primera reacción? Lo más probable es que analices la situación de una forma negativa y pienses que el niño sufre algún problema de comportamiento o baja autoestima. Ha gente que te dirá que este comportamiento se debe a que el pequeño se siente solo. Lo mejor que puedes hacer, es dejar a un lado los consejos y relajarte.

La situación no es tan grave como lo que parece. Hablar con amigos invisibles es una situación bastante normal que suele darse en 1 de cada 3 niños de edades entre los 6 y los 10 años de edad. Esta creación imaginaria puede ser cualquier cosa: una persona, un oso de peluche, un dragón volador, etc. Con este amigo invisible, el niño busca tener un confidente a quien le puede decir todo lo que piensa, o todos aquello secretos que no cuenta a sus padres.

Ahora bien, es importante que el pequeño aumente el círculo de amistades y no se quede sólo con su colega invisible. No reacciones de mala manera cuando veas a tu hijo hablar con él. Recuerda que este amigo le escucha y entiende a tu pequeño perfectamente. Sin embargo, debes tener cuidado con los cambios en el comportamiento. No es nada positivo que el niño empiece a hacer cosas malas y culpe a su amigo.

El quid de la cuestión es, no exagerar el problema y adoptar medidas sencillas para manejar la situación sin perjudicar emocionalmente a tu hijo. Verás como el problema se resuelve por sí solo.