Padres autoritarios
Los padres y los hijos forman las partes más importantes de las familias y sus relaciones determinan el crecimiento sano de los pequeños. Ser padre significa tener muchas responsabilidades y retos en la educación integral del niño. Los psicólogos, han clasificado a los padres en diferentes tipos. La educación de los hijos, como todos sabemos, es una actividad compleja. La conducta de los padres, tiene un profundo impacto en el desarrollo mental del niño.

Existen los denominados padres autoritarios. Estos, deciden criar a sus hijos basándose en normas disciplinarias muy estrictas. Pueden llegar a imponer una mínima libertad en el ejercicio de la toma de decisiones de los niños. Los padres autoritarios exigen demasiado a sus hijos, sin dar ninguna respuesta a la obediencia del niño. Proporcionan instalaciones y un medio ambiente perfectamente estructurado pero con unas normas y reglamentes demasiado exigentes.

Los partidarios de este tipo de crianza autoritaria, proclaman diferentes beneficios. Según ellos, sus hijos crecerán siendo obedientes y serán ciudadanos responsables, ya que están siempre en un ambiente que exige disciplina y un trabajo duro. Si bien, hay cierta verdad en este hecho, los padres autoritarios tienden a olvidar que se trata de entidades humanas, que están todavía en edad de desarrollo.

Los padres autoritarios, sin duda, no olvidan el amor por sus hijos pero la obediencia, suele cegar el resto de sus acciones. La falta de libertad por parte del pequeño para tomar sus propias decisiones, puede crear rasgos negativos en su personalidad, como por ejemplo: baja autoestima, falta de confianza y falta de valor. Cuando un padre no está dispuesto a escuchar a sus hijos acerca de sus puntos de vista y opiniones, les conduce a una presión mental extra.