Para qué sirve el examen del líquido amniótico
Hay que reconocer que los avances médicos han permitido un cuidado prenatal mucho más eficaz para la mujer embarazada. Estos avances suponen la consecución de un embarazo feliz. Uno de estos adelantos técnicos es el examen del líquido amniótico que se incluye dentro de las pruebas fetales. Este es un examen utilizado hoy en día para determinar las condiciones de salud del feto, saber si existen probabilidades de malformaciones o herencias genéticas que preocupan a los padres y al médico.

Es una prueba que solo se puede realizar durante el curso de la semana 16 del embarazo. Se realiza mediante la extracción de un poco de líquido de la cavidad uterina. Este procedimiento también es conocido como amniocentesis. Solo se debe realizar por especialistas en las instalaciones hospitalarias oportunas. Como te comentábamos, es una herramienta valiosa en la búsqueda de enfermedades de índole genético.

Enfermedades como la espina bífida, se pueden descubrir a temprana edad del feto. Por eso, esta prueba es de especial relevancia en el cuidado prenatal. Se realiza normalmente de manera obligatoria a las mamás que pasan una edad determinada. Esa edad son los 35. Aparte de la edad, si la madre tiene un amplio historial como fumadora o bebedora, lo normal es que los médicos recomienden la prueba.

La necesidad de realizar este procedimiento está sujeta a la opinión médica y a la necesidad que condiciones de enfermedades familiares o de salud de la madre. Diferentes complicaciones pueden terminar en un aborto durante la prueba, aunque no es lo habitual. Aún así los beneficios para la salud fetal y el control médico superan los riesgos que podría presentar.