Pasear al bebé en invierno
Estamos en una época de bajas temperaturas, y pronto bajarán aún más. Seguro que muchas mamás y papás pensarán que no es adecuado pasear a su bebé en los días fríos. El frío no debe ser un impedimento para evitar darle un paseo, al menos que tenga fiebre o las temperaturas sean extremas. El paseo diario está recomendado por los pediatras.

Reforzará su sistema inmunológico y cuando haya sol, le ayudará a sintetizar vitamina D y respirar aire fresco le abrirá el apetito. Además estimulará sus sentidos.

Ante todo, recuerda vestirlo con prendas delgadas sobre gruesas para no incomodarlo ni abrigarlo demasiado.
Es aconsejable que prepares tu bolsa de paseo, llevando las siguientes prendas:

– Dos camisetas de algodón suaves para proteger mejor su delicada piel del contacto con la lana. Te serán útiles por si necesitas cambiarlo.
– Dos pantaloncitos largos de repuesto.
– Un chal de lana suave para cuando haya vientos fuertes.
– Toallitas húmedas para limpiarlo si se orina o vomita.
– Pañales desechables.
– Un par de guantes.
– Un gorrito para proteger su cabeza.
– Dos baberos por si tiene que almozar fuera.

En otoño e invierno el mejor momento para el paseo, es a mediodía cuando están más altas las temperaturas. Puedes protegerlo con el plástico protector en cu carrito o llevarle en la mochila, aportandole tu calor al ir pegado a tu cuerpo. Se recomienda una hora de paseo si no hace mucho frío y 30 minutos si la temperatura es muy baja.

Sabrás si el pequeño tiene más frío de la cuenta, si su nariz está fría. En ese caso, abrígalo más.
Si le suda la nuca debes quitarle alguna prenda. Su cabecita debe estar bien cubierta con un gorro que tape bien sus orejas, al igual que sus manos.