Popeye consigue que los niños coman más verduras
Un reciente estudio, ha revelado un dato bastante sorprendente sobre los pequeños de la casa: ver a Popeye comiendo espinacas les hace tener ganas de comer más verduras. Mamás, hay que comprar todos los capítulos. Recuerda que el famoso dibujo del marinero comía espinacas para triplicar su fuerza. Esta acción, según el estudio, hace que los niños también quieran comer ese alimento para tener más fuerza.

Los investigadores examinaron a 26 niños de entre cuatro y cinco años durante ocho semanas. Mantuvieron un estricto control de su dieta de frutas y verduras antes y después del estudio. Se les animó a sembrar sus propias semillas, ha cocinar platos divertidos y, por último, a ver los dibujos de Popeye. La profesora, Chutima Sirikulchayanonta explicó, como el consumo de verduras, casi se duplicó al ver los dibujos y los niños comenzaron a interesarse más por tener esos alimentos dentro de su dieta.

Una vez terminado el estudio de los pequeños, se informó a los padres de los resultados obtenidos para que posteriormente les contasen que cambios habían encontrado en los pequeños. Poco tiempo después, algunos padres informaron a los doctores que los niños hablaban con más frecuencia de las verduras y estaban orgullosos de que fueran capaces de pedirlas por sí solos cuando comían fuera de casa.

El aumento de fruta no se detectó en el estudio, aunque Sirikulchayanonta, quien dirigía el equipo de la Universidad Mahidol de Bangkok, explicó que esto podría haber sucedido por que los pequeños tendían a tener mucha más fruta en su dieta. Lo que no consiga un dibujo animado…