Postparto y pecho firme
Es habitual que el pecho pierda firmeza con el brusco cambio de volumen que se produce en el embarazo y la lactancia. Los senos están formados por tejido adiposo (grasa), tejido fibroso y glándulas. Además carecen de sostén natural y únicamente están protegidos por un abanico de músculos y la piel. De ahí que es necesario fortalecer diariamente los músculos que se encuentras detrás de las mamas con una tabla de ejercicios específica.

1) Con la espalda recta y el cuello relajado, apoya las yemas de los dedos en los hombros. Después alza los codos lo máximo posible y mantente arriba 5 segundos. Repite el movimiento 10 veces.

2) Entrelaza las manos con el dorso hacia arriba y los codos completamente estirados. Intenta juntar éstos sin doblarlos en ningún momento. Notarás como la zona del pectoral se tensa.

3) Flexiona los codos y aprieta con fuerza los puños, a la vez que pones en tensión los brazos y el pecho. Mantén esta presión durante 5 segundos y relaja. Repite 10 veces.

4) Levanta los brazos a la altura de los hombros y estira el pectoral llevando los codos hacia atrás lo máximo posible durante 10 segundos sin da rebotes ni tirones.

5) Dobla los codos y elévalos a la altura del pecho. En ese nivel, y manteniendo los puños cerrados, júntalos por delante de ti y vuelve a la posición inicial. Repite 5 veces.

6) Juntas las manos enfrentando las palmas y apretando fuertemente una contra otra. Después descansa el doble de tiempo de lo que hayas contraído, es decir, si aprietas durante 5 segundos, descansa 10. Repite 5 veces.