Potencia sus cualidades emocionales
Los niños construyen su identidad, su autoestima, su seguridad y la confianza en sí mismos gracias, en buena parte, a un proceso afectivo que los especialistas han acuñado con el término “desarrollo emocional”.

El proceso de identificar, distinguir, manejar y controlar las emociones es posible por las interacciones que el menor establece con sus pares significativos. De hecho la evolución intelectual del niño queda condicionada por el desarrollo emocional que, a su vez, repercute en otras esferas esenciales como los entornos familiar, académico y social.

En líneas generales, autores como Daniel Goleman han dejado claro que el éxito en la vida viene determinado por el despliegue de emociones que se cosecharon en la etapa infantil.

Te presentamos los factores más influyentes en la evolución afectiva infantil con el fin de que inicies la aventura de potenciarlos positivamente en tus hijos:

1. Autoconcepto: Es el conjunto de sentimientos y representaciones que el menor posee sobre él mismo, sobre la propia apariencia y los rasgos de carácter. Se desarrolla a partir de los 6 años de edad.

2. Autoestima: Es el conjunto de valoraciones que el niño ya tiene sobre sí mismo. Así, una autoestima adecuada son sentimientos positivos hacia sí mismo y confianza en sus capacidades para hacer frente a los retos que se encuentre en la vida, y tiene un papel sorprendentemente importante en situaciones éxito escolar o relaciones afectivas.

3. Autoconocimiento emocional: es la conciencia de uno mismo, el conocimiento de las propias emociones y cómo éstas afectan. Es fundamental conocer el modo en el que el estado de ánimo influye en los comportamientos, cuáles son las virtudes y los puntos débiles.

4. Autocontrol emocional: la autorregulación permite no dejarte llevar por los sentimientos del momento; es saber reconocer qué es pasajero en un conflicto y qué no lo es.

5. Empatía: consiste en la capacidad de ponerte en la situación de los demás, reconocer aquello que sienten. Este reconocimiento de las emociones ajenas puede ayudar a establecer lazos más reales y duraderos con las personas del entorno.