Preparar el almuerzo escolar
Comienza el dilema: ¿qué pongo a mi hijo en la bolsa del almuerzo para que coma a gusto y de forma saludable? El almuerzo puede ser algo más que un simple sándwich. Debes ser creativa y, aunque te hagas un planning semanal, debes variar los almuerzos del pequeño para que estos sean más atractivos. Prueba una de estas opciones saludables:

• Una buena sopa de pollo envasada en un termo.
• Ensaladas con proteínas añadidas. Prueba con trozos de queso bajo en grasa, carne magra, requesón, un huevo duro o algo de atún. Organízaselo de manera que él mismo se eche los ingredientes que prefiera.
• Unas rodajas de manzana untadas con una o dos cucharadas de mantequilla de maní seguro que le vuelven loco. Incluye unas galletas integrales.

Debes tratar de evitar:

• El pan blanco u otros hidratos de carbono refinados.
• Embutidos grasos, como la mortadela, el salami y el chorizo.
• Galletas con alto contenido de calorías grasas, pasteles y otros dulces. Bollería industrial descartada.
• Bebidas con gas. Intenta acostumbrar al pequeño a tomarse un buen zumo de frutas.
• Patatas fritas, pajitas, cortezas, etc.

Debes acostumbrar al niño desde pequeñito a este tipo de comidas saludables, así cuando empiece el colegio no tendrás que regañarle e insistirle en lo que debe comer durante sus recreos. Compra las bolsas, termos y fiambreras que necesite para organizar bien las comidas del pequeño durante todo el curso escolar.