Preparar papillas para bebés
Cuando los bebés cumplen los seis meses de edad, suele ser buen momento para incorporar a su alimentación las primeras papillas que deben ser saludables y nutritivas. Antes por eso, es mejor consultarlo con el pediatra para que te recomiende el tipo de papilla o preparado más conveniente para iniciar su nueva dieta semi sólida. También debes tener en cuenta que la incorporación de la papilla a la dieta del bebé debe ser progresiva para que el sistema digestivo acostumbrarse a ella, mientras sigue mamando.

Las papillas caseras más ricas son las preparadas a partir de verduras y algunas frutas. Te recomendamos, la patata, la calabaza y la zanahoria son los mejor tolerados en un inicio. Para su elaboración, se cuecen los vegetales en agua hervida, no se recomienda salar las papillas. Luego cuando se enfríen un poco, se los tritura con cuidado formando una pasta a la que se puede agregar un algo de agua para que sea menos espesa y facilitar su digestión.

Entre las frutas, el plátano es el mas aconsejable. Para su preparación se tritura con una batidora y se incorpora opcionalmente una cucharada de miel para endulzar. La manzana se suele cocer en compota, luego se licua, y esté tibia ya la podrá consumir. Ambas frutas facilitan la digestión y la evacuación de los bebés, por lo que son muy recomendadas.

Las papillas pueden ser acompañadas de yogures suaves para el postre, siempre que sean indicados para bebés. También recuerda que mientras come, necesitará tomar algunos pequeños sorbos de agua. Con el paso del tiempo, vas a poder incorporar otros tipos de papillas y de alimentos que seguro que le encantarán.