Prevención de la gastroenteritis del lactante
Hoy día la diarrea de los lactantes continúa siendo un frecuente motivo de consulta y hospitalización en Europa.

La invasión de gérmenes en la mucosa digestiva es el desencadenante de la gastroenteritis en el lactante. Por este motivo, la higiene de los alimentos y la esterilización de todo aquello que el lactante se lleva a la boca son fundamentales para disminuir al máximo el riesgo de infección.

La verdadera causa del elevado índice de gastroenteritis a estas edades, reside en el propio lactante. Hasta los 2 años de edad, los lactantes no han desarrollado plenamente su sistema inmunológico, es decir, no poseen las mismas defensas ante la infección que un adulto.

En concreto, el rotavirus es la mayor causa de hospitalización por gastroenteritis en niños.

Las respuestas a estas preguntas te aportarán información:

1. ¿Se puede prevenir la gastroenteritis por rotavirus? Sí, de hecho ahora mismo hay disponibles vacunas frente al rotavirus que se administran por vía oral.

2. ¿Qué puedo hacer a partir del nacimiento del bebé? Tendrás que acudir mensualmente al pediatra para que compruebe que todo marcha bien con tu bebé. Estas primeras visitas al pediatra serán una magnífica oportunidad para preguntarle sobre rotavirus y la forma de prevenir la enfermedad. La vacunación frente al rotavirus debe iniciarse necesariamente cuando el bebé tiene entre 6 y 12 semanas de edad.

Para evitar que aparezca la infección, ya que no podemos acelerar la maduración inmunológica del lactante, hay que vigilar que no haya gérmenes en todo aquello que el lactante pueda llevarse a la boca.

El objetivo ideal de la esterilización es eliminar el 100% de los microorganismos presentes en los objetos. A nivel doméstico se considera aceptable una esterilización en la que haya 10 o menos colonias de gérmenes, una cantidad demasiado pequeña para producir una infección.