Prevenir las alergias del bebé desde el embarazo
El riesgo de desarrollar alergias aumenta por motivos genéticos: cuando ninguno de los padres es alérgico, la probabilidad de que un niño lo sea es de un 15 %, pero esta probabilidad asciende a un 50 % si ambos progenitores lo son. Un estudio reciente ha confirmado que la dieta de la madre durante el embarazo puede prevenir alergias en el bebé.

Además, tener otras enfermedades alérgicas también influye; aproximadamente un 40 % de los niños con dermatitis atópica y un 5 % de los pequeños con asma tienen además alguna alergia alimentaria.

Ya es bastante conocido que la alimentado de la madre durante el embarazo influye decisivamente en la salud del bebé; pues bien, ahora, un estudio del equipo del doctor Dr. Yoshihiro Miyake de la Universidad japonesa de Fukoka asegura haber encontrado una estrecha relación entre la alimentación de la madre y las alergias del bebé.

Aseguran que comer gran cantidad de verduras y frutas durante el periodo de gestación reduce drásticamente la posibilidad de que el niño llegue a desarrollar determinadas alergias.

Concretamente, se ha estudiado la incidencia del eczema y del silbido de origen alérgico en el tórax de los bebés: las futuras mamás que consumieron más cantidad de vegetales amarillos, verdes o con betacaroteno durante el embarazo, demostraron ser menos propensas a tener un bebé con eczema. Por otro lado, se demostró que el consumo de niveles altos de vitamina E reducía las posibilidades de tener un bebé con sibilancias.