Problemas con las horas de sueño
Los problemas con el sueño son muy comunes en el desarrollo de los niños pequeños. Los problemas suelen ser muy diversos: no querer dormir por la noche, levantarse demasiado pronto, etc. Estas situaciones pueden ser bastante frustrantes para los padres, ya que verán como el pequeño sufre cambios de humor que le pueden afectar en su día a día. Los expertos sugieren que se deben regular estos comportamientos y acostumbrarles a tener unas horas específicas de sueño.

Los bebés pueden despertarse debido a las diferentes molestias que pueden sufrir. Presta atención e intenta averiguar si en realidad tiene molestias por alguna dolencia específica o si, simplemente no puede dormir. Recuerda que el pequeño puede estar empezando con la dentición y el dolor puede impedirle dormir. Si el niño acaba de pasar alguna enfermedad, podrá costarle volver a sus rutinas de sueño pero, en poco tiempo, seguro que lo consigue.

No dejes que el pequeño se quede dormido en otro sitio que no sea la cama. Muchas veces tienes que despertarle del sofá y ayudarle para que se vaya a la cama. Este trayecto puede desvelar al pequeño y hacer que le cueste volver a dormirse. Al día siguiente estará agotado. Lo mejor es que después de cenar se duche y se vaya a la cama. Establece esa rutina acompañada de una interesante lectura.

Si el niño es muy pequeño puedes leerle tú durante un rato. Si es más mayorcito, déjale un rato para que lea ese libro que tanto le gusta. Las horas de sueño del niño no son un juego y este proceso debe ser “trabajado” con cuidado y responsabilidad.