Problemas psicológicos causados por el estrés
Los niños menores de tres años pueden sufrir síntomas de depresión, incluyendo diferentes trastornos a la hora de comer y de dormir. En los últimos años, los investigadores han descubierto que los más jóvenes pueden sufrir de diferentes desordenes producidos por estrés post-traumático. Hasta ahora, esta condición se creía única y exclusiva de los adultos.

Según Alicia Lieberman, directora del proyecto de investigación de traumas infantiles en el hospital de San Francisco, el panorama ha cambiado totalmente. Aunque gran parte de la psicología adulta se basa en las vivencias de la infancia, los psicólogos no siempre han prestado mucha atención a los primeros años de vida de un niño. Sólo a finales de los años 60 y 70, los médicos empezaron a entender la importancia de las relaciones entre los niños y aquellos que cuidan de ellos.

Los investigadores vieron cómo los niños reaccionan cuando, por ejemplo, sus padres van al hospital y se les detecta algún problema. Los padres que no son capaces de crear un vínculo de confianza con sus pequeños, les condenan a vivir en la inseguridad. Algunos expertos aconsejan no tumbar a los más pequeños en el diván de un psicólogo debido a que esto también puede llegar a ser captado por el pequeño como algo traumático.

Los padres deben confiar en su instinto a la hora de detectar pequeños problemas de salud mental entre los niños de hasta tres años de edad. Es entonces cuando hay que recurrir a un especialista. Muchos psicólogos pueden detectar problemas en un bebé con sólo mirarlo. Los bebés estresados se caracterizan por una mirada triste, ser retraídos, estar siempre asustados y ser muy desorganizados.