Proteger a los niños del sol
Aunque no nos demos cuenta, el daño que estamos produciendo en el medio ambiente también, es muy dañino para nosotros. La parte de nuestro cuerpo que más sufre estas consecuencias, es nuestra piel, así que debemos preocuparnos mucho por ella. Pero ¿qué sucede con la piel de los más pequeños? Es absurdo pensar que los dañinos rayos ultravioleta no dañan la piel de los niños.

Los rayos UV son más perjudiciales para los bebés. La piel de los pequeños necesita cuidados adicionales. La falta de melanina hace que la piel sea mucho más sensible que la de los adultos. Si te fijas bien, las quemaduras y las alergias son más comunes en los niños. Es cierto que la luz del sol genera vitamina D en la piel, pero esto no significa que tengas que exponer directamente a los bebés.

Puedes tener al niño en un cuarto espacioso y abierto, en el que entre el sol. Con eso, será suficiente. Otro aspecto que debes tener en cuenta es el de los viajes. Mientras se realizan desplazamientos, algunos padres olvidan proteger la piel del niño. La luz del sol que entra por la ventanilla del coche de manera constante es suficiente para dañar la piel.

Si vas a estar bastante tiempo fuera, lo mejor es que cambies el pañal al niño antes de salir, así no tendrás que exponer su cuerpecito mucho tiempo al sol. No te olvides de cubrir su cabecita. Busca productos especiales para ellos que les permitan hidratar su piel a la vez que protegerla.