Proteger los primeros dientes del bebé
Ver los primeros dientes del niño es una gran alegría. La llegada de las perlas blancas significa que su linda sonrisa gingival pronto será cosa del pasado. Ahora que está empezando a crecer, su sonrisa necesitará un poco más de atención para mantenerla sana. El primer diente de un bebé aparece, normalmente, entre los 6 y 12 meses. Por lo general, los primeros suelen ser los situados en la parte superior y suelen ser los que denominamos las paletas centrales.

También pueden salir los inferiores a la vez, pero el caso es que estos serán los encargados de ayudar al niño a empezar a masticar. Tan pronto como sean completamente visibles, debes limpiar los dientes del bebé por lo menos una vez al día. Utiliza un paño suave o un cepillo de dientes infantil con agua. No necesitarás usar pasta dental hasta después de que el niño haya cumplido los 2 años de edad.

Lleva al bebé a un chequeo dental cuando tenga un añito. El dentista revisará con mucho cuidado los dientes y las encías. Después del examen, el dentista responderá a cualquier pregunta que tengas acerca de la forma correcta de limpiar los dientes. Podéis hablar sobre la nutrición del bebé, ya que esta tiene mucho que ver en sus dientecitos.

Demasiados dulces o alimentos procesados no son nada buenos para sus dientes. Ofrece al pequeño más frutas y verduras a la hora del refrigerio, en lugar de galletas dulces o diferentes golosinas. Un buen cuidado dental temprano ayudará a mantener los dientes de tu hijo, brillantes y saludables.