¿Qué son los test de inteligencia?
Los test de inteligencia son herramientas muy utilizadas para medir la capacidad intelectual de una persona. Se dice que si tras la realización de un test de inteligencia se obtiene un cociente intelectual igual o superior a 130, se le puede calificar como superdotado. Estos test permiten de alguna forma cuantificar la inteligencia a través de diferentes pruebas y test estandarizados que determinan el cociente intelectual (CI) de una persona de cualquier edad.

La Organización Mundial de la Salud clasifica el CI del siguiente modo: poco listo (60-89), normal (90-109), brillante (110-119), superior (120-129) y superdotación (130 o más).

Los test de inteligencia se utilizan en muchos ámbitos, especialmente en las escuelas y entrevistas de trabajo. En los niños sirve para predecir el rendimiento de los alumnos o para detectar necesidades educativas especiales en un momento determinado.

Estas pruebas exploran distintas funciones intelectuales y valoran las aptitudes principales relacionadas con la inteligencia, que se reflejan según las respuestas que se dan a preguntas formuladas. La mayoría de los test miden de forma genérica todas las capacidades o se centran en evaluar una aptitud concreta, referida al objetivo por el que se realiza la prueba. Las principales habilidades que se calculan son:

– Aptitudes verbales: evalúan capacidades lingüísticas como la comprensión o la fluidez verbal. Se componen de ejercicios de ortografía, sinónimos, antónimos, analogías verbales y vocabulario.
– Aptitudes numéricas: valoran la aptitud para realizar operaciones y procesos matemáticos. Consisten en operaciones elementales y problemas de razonamiento numérico que determinan la agilidad mental matemática.
– Aptitudes de razonamiento: ponen a prueba la capacidad de análisis y lógica. Constan de ejercicios de series de números, letras y figuras, en los que es necesario buscar la lógica y aplicarla.
– Aptitudes perceptivas: miden la rapidez y la precisión en percibir las sensaciones, el razonamiento espacial y abstracto. Algunos de los ejercicios más frecuentes se refieren a diferencia de formas, volúmenes, distancias o a la representación de figuras y objetos en varias dimensiones.