¿Qué tipo de aprendizaje predomina en tu hijo?
El aprendizaje humano se define como el cambio relativamente estable de la conducta de un individuo como resultado de la experiencia, producido por estímulos y respuestas.

En términos generales, el aprendizaje es el proceso de adquisición de conocimientos, habilidades, valores y actitudes que posibilitan el estudio, la enseñanza o la experiencia. El proceso fundamental en el aprendizaje es la imitación, esto es, la repetición de un proceso observado, que implica tiempo, espacio, habilidades y otros recursos. De esta forma, los niños aprenden las tareas básicas necesarias para subsistir.

Existen diferentes tipos de aprendizaje. Te mostramos los más relevantes para que identifiques cuáles son los predominantes en tu hijo.

1. Motor: Consiste en aprender a usar los músculos de forma coordinada y eficazmente. Las actividades motrices desempeñan un papel muy importante en la vida del individuo pues vivir simplemente exige cierto grado indispensable de rapidez, precisión y coordinación de los movimientos.

2. Asociativo: Consiste en adquirir tendencias de asociación que aseguren el recuerdo de detalles particulares en una sucesión definida y fija. Memorizar es uno de los requisitos básicos para llevar a cabo este tipo de aprendizaje.

3. Conceptual: Se logra mediante el proceso de desarrollar conceptos y generalizaciones. El elemento principal de dicho aprendizaje es la palabra, tanto oral como escrita. El significado de hechos, conceptos y generalizaciones varía, pues éstos no tienen un lugar fijo y absoluto en la escala de significados. “Los conceptos representan la comprensión que el individuo logra de los aspectos generalizados y abstractos de muchas experiencias”.

4. Creador: Se da cuando existe un cambio de conducta en el momento en que se presenta un problema en diferentes situaciones y se encuentran soluciones originales. La actividad creadora implica tres procesos mentales: experiencia, recuerdo y expresión.

5. Reflexivo: Se completa con el aprendizaje creador, pues implica también la solución de problemas sólo que de aquí se pretende fomentar la actitud de indagación frente a los inconvenientes.

6. Ajuste emocional y social: Consiste en el tipo de aprendizaje que lleva al niño a ajustarse a su medio físico y social de una manera satisfactoria permitiéndole un funcionamiento adecuado como persona.

7. Memorístico: Implica la capacidad de evocar ideas materiales y fenómenos. El niño será capaz de recordar cifras, clasificaciones, nombres, fechas, medidas, etc.