Razones por las que se producen las rabietas
Los padres se enfrentan a menudo a las rabietas de los pequeños de la casa, pero la mayoría de las veces no son conscientes de cuál es la forma de manejar esa situación tan escandalosa. El manejo de los berrinches de los niños pequeños de una manera incorrecta o inadecuada puede producir que el pequeño aumente unos patrones de conducta incorrecta. Por lo tanto es importante que los padres que sufren este tipo de comportamientos se centren en controlar la situación.

Lo primero que deben hacer estos sufridos padres es encontrar el origen de dicha rabieta. Los niños pequeños suelen recurrir a este tipo de comportamientos sólo para llamar la atención de los mayores. La primera causa de estas rabietas son el malestar físico o la necesidad de satisfacer algunas necesidades básicas. Es esencial para los padres entender que es lo que necesitan y hacerse cargo de los mismos inmediatamente. La mejor manera de manejar este tipo de rabietas es con mucho amor y cuidado.

Otra de las razones que pueden producir las rabietas es la dificultad en el manejo de sus propias emociones. Un niño puede comportarse de manera irritante, enojado o comenzar a llorar en voz alta y sin consuelo, debido a la sensación de temor, estrés o incluso el aburrimiento. Una excitación extrema también puede dar lugar a estos problemas. También pueden recurrir a ellas si están buscando atención o quieren que sus deseos sean cumplidos.

Mientras que las emociones como el miedo, el estrés o la tristeza deben ser consoladas con amor, la ignorancia es la mejor actitud en contra de cualquier demanda o búsqueda de atención enrabietada. A veces una buena firmeza será suficiente para controlar al niño.