Recién nacidos con anemia
Puedes detectar que tu recién nacido padece anemia si justo después del parto presenta un aspecto bastante pálido, sufre shock (hipotensión arterial) y respira de forma deficiente. Pero todo está controlado por el equipo médico que toma medidas urgentes: el niño recibe una transfusión de sangre. Si la anemia viene producida por carencia de hierro, enseguida se administrarán suplementos de dicho material.

Los factores que producen esta alteración van desde una pérdida de sangre hasta la destrucción excesiva o la producción deficiente de glóbulos rojos, o bien una combinación de ambas situaciones.

En ciertas circunstancias y durante el embarazo los anticuerpos producidos por la madre actúan contra los glóbulos rojos del feto. Éstos también pueden ser destruidos inmediatamente si el niño padece una enfermedad hereditaria en la que estas células poseen formas anormales.

La incompatibilidad ABO y la incompatibilidad Rh producen anemias muy graves en el bebé. La primera de ellas es una reacción del sistema inmunitario que ocurre si dos tipos de sangres diferentes e incompatibles se mezclan juntas. En el segundo caso, la afección se desarrolla cuando una mujer embarazada tiene Rh negativo siendo el hijo Rh positivo. Durante el embarazo, los glóbulos rojos del feto pueden pasar al torrente sanguíneo de la madre a medida que ella lo alimenta a través de la placenta. Como la madre es Rh negativo, su organismo no puede tolerar la presencia de glóbulos rojos Rh positivos.

Y es que también, la toxoplasmosis, la rubéola, la enfermedad por citomegalovirus, el herpes simple o la sífilis, son infecciones que contraídas antes del nacimiento pueden destruir los glóbulos rojos con gran rapidez. Entonces, la hemoglobina se metaboliza y transforma en bilirrubina. Las altas concentraciones de bilirrubina en la sangre causan ictericia y, en casos graves, pueden ocasionar daño cerebral.

Existen dos exámenes para saber si tu bebé padece anemia. Hablamos del Hematocrito y de la Hemoglobina que determinan el número de glóbulos rojos y la cantidad de hemoglobina (o transportador de oxígeno).