Remedios para curar la diarrea infantil
Podemos confirmar que un niño tiene diarrea cuando realiza más de tres deposiciones de menor consistencia en 24 horas, y que lleva a la consiguiente pérdida de líquidos a través de la materia fecal. Si en alguna deposición hay presencia de moco o sangre deberás consultar de inmediato con un pediatra. Para solucionar este problema la hidratación es algo fundamental y en ningún caso hay que suspender la alimentación por ese motivo. Sin embargo, puede suceder que el niño o bebé al comienzo de la diarrea pierda su apetito y tampoco es bueno presionarlo para alimentarse. Recordemos que cuando tiene diarrea puede tener ciertos dolores en la tripita, los más vulnerables que son los niños pequeños y lactantes.

Para las diarreas leves o que no presentan complicaciones se puede hacer uso de alguna de estas recetas naturales para mantenerlo hidratado y detener la diarrea infantil.

- Agua de arroz y zanahoria: Hervir una taza de arroz con cuatro zanahorias durante 20 minutos en agua y dejarlo reposar. Colar y beber el líquido a lo largo del día.
- Té de cogoyo de guayaba: Hervir un par de hojas nuevas del guayabo ( cogoyo) y suministrar este efectivo té sin azúcar ni miel por cucharaditas.
- Arándanos: Una vieja receta de las abuelas es darle al niño unos trocitos de arándanos azules (blueberries) secos.
- Agua y sales para hidratar: Mezclar una cucharadita de azúcar, una cucharadita de bicarbonato de sodio y una cucharadita de sal en una taza de agua. Darle a beber sorbos durante el día.
- Té de rosas: Un té de pétalos de rosas, ayuda a la hidratación y reduce la cantidad de diarrea.
- Jugo de limón y uvas: Mezclar el jugo de un limón y de 100 gramos de uva con una cucharada de miel y una pizca de sal en medio litro de agua mineral. Ofrecerle al niño sorbitos con frecuencia mientras duren los síntomas.
- Horchata de yuca cruda: A una horchata agregarle un poco de jugo de limón y desmenuzarle unas ramitas de yerbabuena o menta verde.
- Agua de arroz: Hervir a fuego lento dos puñados de arroz durante un cuarto de hora en dos tazas de agua hasta que se reduzca el líquido a la mitad. Darle a beber al niño.