Repelentes de mosquitos para bebés
Las moscas y mosquitos son una verdadera pesadilla para todo el mundo, y además siempre parece que van a ti una y otra vez como si no hubiera más personas o cosas en este mundo sobre las que posarse. Sin duda son muy molestos, y mucho más para los bebés, que tienen la piel mucho más sensible que los adultos.

Es por eso que en la época en la que hay más mosquitos, que suele ser durante el verano, hay que proteger la piel del bebé de manera especial para que no se vean atacados por estos bichejos. Además, muchos de estos mosquitos pican, con lo que no solo molesta su presencia sino que pueden dejar una pequeña marca de picadura.

Es muy importante que apliques a tu bebé un repelente para mosquitos para que esté protegido en todo momento, y que lo hagas especialmente cuando salgas a la calle, aunque hay veces en las que también se necesitarán en casa si ves que hay alguno rondando y puede ir a por tu peque.

Según las recomendaciones de especialistas, a los 2 meses ya puedes comenzar a ponerle repelente de mosquitos al bebé, siempre los que contienen DEET o Picaridín ya que son los más indicados. De hecho, el Picaridín no tiene olor y es el menos irritante, con lo que es la mejor opción.

Si prefieres un repelente natural, puedes utilizar aceite de eucalipto limón, aunque no se recomienda para menores de 3 años. También se pueden utilizar, a partir de los 2 meses, productos que estén hechos a base de aceite de soja o citronela. Si tienes dudas o lo ves necesario, consulta con el pediatra para que pueda recomendarte la mejor opción para tu bebé, especialmente si tiene algún problema en la piel ya que le recetará uno especial.