Resolución de conflictos en las aulas
La implicación de todos los miembros de la comunidad educativa es un factor básico en la resolución de conflictos. Tras las medidas oportunas, el niño notará una mejora de la convivencia y un progreso en su desarrollo personal.

A la hora de resolver un conflicto se trata de evitar respuestas equívocas por parte de los niños y otros miembros (gritos, insultos, golpes…). Se transmitirán unos conocimientos para poder erradicar estas actitudes negativas.

Surge un conflicto cuando en una situación concreta no ha sido posible establecer una conexión comunicativa entre uno o varios miembros.

Aquí te detallamos una serie de pautas de actuación que pueden seguir los distintos agentes que conforman la comunidad educativa:

1. Los alumnos: Éstos han de conocer los diferentes tipos de conflictos, admitiéndolos y acogiéndolos de una forma clara, intentando exponer por su parte sus puntos de vista. Han de tratarlos de un modo individualizado ya que cada alumno es diferente y sus problemas también. El alumno debe ser escuchado ya que en caso contrario se puede crear una situación de inseguridad y rebeldía aumentando considerablemente las conductas negativas… Lo que conduciría a un incremento de la conflictividad en el aula o vida cotidiana. Los alumnos han de comprometerse a no repetir estos actos incorrectos o a resolverlos de una manera pacífica, para ello es conveniente que el educador marque sus pautas.

2. El profesor: Ha de marcar unas pautas claras de comportamiento en el aula que han de ser respetadas por el propio profesor y los alumnos. Se utilizará la negociación, la colaboración y una actitud positiva en la que se impliquen todos.

3. Los padres: Ellos no nacen con un manual sobre cómo educar a sus hijos. Por lo que habrá que enseñarles algunas tácticas ayudándoles a formarse, aprender y reflexionar a la hora de abordar los conflictos u otros temas con sus hijos.

El trabajo en equipo entre los padres, profesores y los niños será clave. A través de las AMPAS, presentes en cada centro escolar, los padres pueden participar y aportar ideas a la vez que intentan resolver dudas entre ellos.