Cómo saber si el niño es intolerante a la lactosa
En algunos casos, el niño puede mostrar intolerancia a la lactosa, elemento presente en la leche y otros productos lácteos habituales en la cesta de la compra. Es muy importante no confundir esta intolerancia con las consecuencias de un posible caso de alergia a la leche.

La intolerancia muestra una dificultad de carácter digestivo en el consumo de aquellos productos en los que la lactosa está presente. Es decir, el afectado siente un malestar temporal. Por el contrario, cuando una persona se expone al elemento al que tiene alergia, puede sentir un malestar muy grave.

Cómo saber si el niño es intolerante

Por esta razón, para observar un posible caso de intolerancia es muy importante establecer una relación de causa y efecto entre la última comida que ha realizado el niño y cómo se siente durante las dos horas posteriores. El niño puede experimentar malestar estomacal y náuseas tras haber tomado algún alimento asociado a esta intolerancia.

En ese caso, también puedes realizar la prueba de retirar durante unos días de la dieta infantil los productos que contienen lactosa para observar si en ausencia de estos ingredientes, los síntomas de malestar también desaparecen. Lo más importante es que consultes con su pediatra los síntomas que has observado puesto que como profesional podrá realizar un diagnóstico preciso. Una vez que conozcas el diagnóstico, si se confirma la intolerancia, el especialista te orientará en los cambios que el niño debe mantener en su dieta a partir de ahora.

Cómo saber si el niño es intolerante a la lactosa

Grado de intolerancia

Es muy importante puntualizar que en muchos casos el grado de tolernacia no es total, y con el consejo médico adecuado, pueden incorporarse algunos productos en la dieta. En el supermercado incrementa la oferta de productos sin lactosa que hacen que la dieta de quienes tienen esta intolerancia sea más saludable.