Sacos de dormir para un mejor descanso
Los sacos de dormir para bebé se cierran con cremallera y están realizados con un material como el de las mantitas para que los niños puedan estar calentitos. Estos sacos para dormir fueron introducidos en Europa hace ya más de tres décadas y se han convertido en una necesidad para muchos padres hoy en día.

Los bebés suelen dormir envueltos en sus mantitas generalmente por la noche y a la hora de la siesta. Hace tiempo, se escucharon diferentes noticias sobre diferentes accidentes mortales con las mantitas al enredarse los pequeños. Estos accidentes pueden ser causados por la ropa de cama del bebé suelta, no solo por las mantas. Los sacos de dormir para bebés son una opción muy aconsejable ya que esta prenda está formada por una sola pieza que evita que los bebés se muevan alrededor de la cuna y que enreden en la ropa de cama.

Los sacos de dormir garantizan la seguridad del bebé, con independencia de su nivel de actividad durante el período de descanso. Los bebés permanecen a salvo toda la noche, y no se enredan en la manta, por lo tanto, se elimina el riesgo de que el bebé sufra algún problema de asfixia. Estos sacos de bebé mantienen su cuerpo caliente, ya que a diferencia de una manta, no se aflojan y no se expone ninguna zona al frío.

Suelen venir con correas de velcro, lo que permite sujetar firmemente la parte que rodea al bebé. Además de las correas de velcro, el saco bebé tiene sisas y un agujero para el cuello, lo que evita que el bebé se hunda en el interior. Es aconsejable acostarles boca arriba en lugar de boca abajo, con el fin de evitar las restricciones de flujo de aire.